- Publicidad -
sábado, 18 mayo 2024
23.4 C
Tegucigalpa
InicioCURIOSIDADESUn simple análisis de sangre revela con décadas de antelación el envejecimiento...

Un simple análisis de sangre revela con décadas de antelación el envejecimiento acelerado de los órganos

Haber vivido mucho es el principal factor de riesgo para sufrir enfermedades, pero la edad cronológica no siempre nos dice con precisión cuánto hemos envejecido. El estilo de vida o la genética pueden acelerar o ralentizar el proceso y la medicina busca formas de medirlo con precisión.

La revista Nature publicó los resultados de un trabajo liderado por Tony Wyss-Coray, de la Universidad de Stanford (EE. UU.), que ha logrado medir el envejecimiento específico de los principales órganos del cuerpo, para detectar si alguno se está deteriorando a un ritmo mayor de lo normal.

El sistema empleado es un análisis de sangre, algo que haría relativamente sencillo aplicarlo para conocer el estado de salud. En el estudio publicado el miércoles, en el que se analizó el plasma sanguíneo de más de 5.000 personas, se observó que alrededor del 20% de los mayores de 50 años tenían un órgano envejeciendo a un ritmo acelerado y un 1,7% de las personas analizadas tenía dos o más.

Este envejecimiento acelerado, que en parte se asocia a enfermedades específicas de cada órgano, se relaciona con un incremento en el riesgo de muerte de entre el 20% y el 50%, pero no todos los órganos tienen el mismo peso sobre la salud.

Un envejecimiento acelerado del corazón aumentaba en un 250% el fallo cardiaco, y un deterioro más rápido del sistema vascular o del cerebro estaba relacionado con mayores probabilidades de sufrir alzhéimer en el futuro, como pudieron comprobar con muestras de pacientes tomadas hace 15 años para hacer seguimiento de procesos del envejecimiento.

Un envejecimiento acelerado del corazón aumentaba en un 250% el fallo cardiaco, y un deterioro más rápido del sistema vascular.

Para evaluar el envejecimiento de los distintos órganos se evaluaron los niveles de cerca de 5.000 proteínas en la sangre de casi 1.400 personas, en su mayoría de más de 40 años. Identificaron todas las proteínas que aparecían con más frecuencia en órganos concretos y seleccionaron 858 que se podían asociar a cada órgano y que, cuando se encontraban en niveles excesivos, alertaban del envejecimiento acelerado de ese órgano.

Utilizando machine learning (aprendizaje automático), entrenaron un algoritmo que seleccionaba las proteínas que tenían mayor relación con el envejecimiento de cada órgano. Aunque, como cabría esperar, había cierta sincronía entre el envejecimiento de los órganos de cada individuo, también había diferencias importantes que mostraban algunos órganos particularmente afectados por el paso del tiempo.

El objetivo de este tipo de trabajos es conocer con mucha antelación que algo no va bien con un órgano concreto para poder tomar con suficiente antelación medidas preventivas. Esta prueba detectaba ese envejecimiento acelerado cuando aún no había síntomas, pero que, como mostraron los datos de seguimiento, sí incrementaría el riesgo de enfermedades y muerte en el futuro. El envejecimiento acelerado del cerebro incrementaba el riesgo de muerte en un 180% y el de los riñones se asociaba a un mayor riesgo de diabetes e hipertensión.

“La oportunidad que nos abre este tipo de investigación es la de establecer con precisión el ritmo de envejecimiento de cada órgano y, por tanto, de su deterioro. Con ello, podríamos guiar una medicina preventiva de precisión que prescribiese a cada persona un cuidado y seguimiento específico en función de la observación de la edad biológica de cada órgano”, señala Manuel Collado, investigador científico del CNB-CSIC en el Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago de Compostela a Science Media Centre España.

Esta posible herramienta para el diagnóstico de precisión del envejecimiento acelerado se está investigando en grupos de todo el mundo. En abril de este año, un equipo de la Universidad de Melbourne, en Australia, publicaba un estudio en Nature Medicine en el que se explicaba cómo el envejecimiento acelerado de algunos órganos acaba por afectar al envejecimiento de los demás e incrementa el riesgo de morir.

El envejecimiento acelerado del cerebro incrementaba el riesgo de muerte en un 180% y el de los riñones se asociaba a un mayor riesgo de diabetes e hipertensión.

“Las desviaciones del declive asociado a la edad que cabría esperar se puede detectar en algunos órganos años antes del diagnóstico de enfermedad”, escribían. Según los autores, estas desviaciones predicen la mortalidad, incluso cuando se tienen en cuenta la edad cronológica, la carga de enfermedad y otros factores de riesgo, y se podrían utilizar para identificar a individuos con envejecimiento acelerado de algunos órganos antes de la aparición de la enfermedad que se podrían beneficiar de intervenciones para ralentizar el envejecimiento de órganos o sistemas del organismo específicos.

Wyss-Coray, el autor del estudio que publica hoy Nature, lleva más de una década buscando en la sangre las diferencias entre un organismo joven y otro viejo. Después de observar que trasfundir sangre de ratones jóvenes a otros de edad avanzada mejoraba el funcionamiento de muchos órganos, incluido el cerebro, fundó Alkahest.

Esta compañía, ahora propiedad de la farmacéutica española Grifols, está probando los efectos de trasfundir plasma de personas jóvenes en mayores con alzhéimer. Respecto a los últimos resultados, Wyss-Coray cree que la identificación de proteínas específicas de cada órgano que mejor predicen un envejecimiento acelerado puede servir para crear fármacos que lo ralenticen.



© 2024 - HCH Televisión Digital - Noticias de Honduras y el Mundo. Anillo Periférico, Complejo Empresarial Tegucigalpa, Honduras, C.A. Tel: (504) 2235-3245 / 2235-3246 / 2235-4875 / 2235-4876 LLÁMENOS GRATIS DESDE EE.UU: 3052801682 y 3052801735

Noticias Relacionadas

- Publicidad -

NUESTROS USUARIOS EN EL MUNDO

TOP 5

WhatsApp