miércoles, 10 agosto 2022
24.1 C
Tegucigalpa
Inicio VARIOS El martirio del hombre que se arrepintió de su cambio de genero...

El martirio del hombre que se arrepintió de su cambio de genero apenas despertó de la anestesia

Para Ritchie Herron, un funcionario brillante y elocuente de Newcastle, la vida en los últimos cuatro años se ha vuelto casi insoportable. Tarda diez minutos en vaciar la vejiga, un proceso tan doloroso como lento. Cualquier impulso sexual se ha ido. De hecho, dice, su entrepierna está entumecida, “conmocionada”, por el daño que se le hizo bajo el aparente cuidado del NHS (Servicio Nacional de Salud).

Hoy revela, en una entrevista exclusiva, que él es el hombre que prepara una acción legal contra el NHS por una operación que le extirpó los genitales.

El caso de Ritchie surgió la semana pasada cuando publicó su experiencia en Twitter bajo el seudónimo de TullipR. Su breve testimonio, que fue recogido por el Daily Mail, fue tan impactante como condenatorio para las “clínicas de género” del NHS que ayudan a las personas a cambiar de sexo.

Luchando contra problemas de salud mental, y después de décadas de reprimir su homosexualidad, Ritchie, de 35 años, pensó que la respuesta era convertirse en mujer. Pero en lugar de eso, dice, lo llevaron rápidamente a cometer “el mayor error de su vida” y lo dejaron infértil, incontinente y con un dolor constante.

La clínica del NHS no solo no tuvo en cuenta su crisis de salud mental en espiral descendente, afirma, sino que tampoco lo aconsejó adecuadamente sobre los riesgos.

Ritchie ha decidido renunciar a su anonimato para contar la historia de su terrible experiencia, detallar las cicatrices físicas y mentales que le han dejado, y advertir que hay más como él listos para emprender acciones legales por la cirugía de los que se arrepienten amargamente.

Su relato plantea serias dudas sobre las medidas de seguridad vigentes en las clínicas de género del NHS, que han visto un aumento del 1.700 por ciento en las referencias en los últimos diez años, principalmente de niños y adultos jóvenes.

Ritchie se vistió con ropa femenina y se hizo llamar ‘Abby’ antes de su cirugía.

La velocidad a la que Ritchie, que había estado viviendo como una mujer llamada Abby, fue diagnosticada y posteriormente remitida para una cirugía irreversible es preocupante en sí misma. De hecho, dice, rechazó repetidamente el procedimiento y expresó sus profundas dudas al personal de la clínica acerca de someterse a él. Él cree que su caso podría provocar una ola de más reclamos. Según Ritchie, ningún profesional exploró si los problemas de salud mental pueden haberlo llevado a creer que era trans.

Hoy, él es uno de un número creciente de trans arrepentidos, viviendo una vez más como un hombre y afligido por su “error”. Gran parte de su confusión se debió a aceptar que era gay, ahora reconoce.

Ritchie dice que enterró su sexualidad, lo que lo dejó con depresión, ansiedad y trastorno obsesivo-compulsivo, utilizando comportamientos repetitivos para enmascarar su infelicidad.

Luego, cuando tenía 20 años, se topó con la idea de la disforia de género en una sala de chat de Internet. Los hombres mayores del foro convencieron al joven vulnerable de que “debía ser trans”. En ese momento Ritchie sintió que se le encendió una bombilla. Tras una serie de dudas, en 2012 decidió buscar ayuda profesional.

Lo remitieron a un psicólogo, que no lo disuadió de la idea de que tenía disforia de género, y luego al Servicio de Disforia de Género de la Región Norte. La lista de espera para las citas era larga pero, consumido por la idea, Ritchie pidió un préstamo para pagar una cita en una clínica privada de género en marzo de 2014.

Según Ritchie, le diagnosticaron ‘transexualismo’ después de solo dos citas de 30 minutos. Un psiquiatra le recomendó que tomara medicamentos para bloquear su producción de testosterona, el primer paso hacia la reasignación de género.

Ritchie Herron de niño

El único intento de frenar vino de un familiar cercano, que acudió con él a la cita en la clínica.

“Le dijo al médico que estaba tomando una dosis alta de antidepresivos y que tenía muchos problemas complejos y, sin embargo, me refirieron para un tratamiento de género”, recuerda Ritchie. Entonces, ¿por qué Ritchie estuvo de acuerdo? “Tenía 26 años”, dice, “pero era muy vulnerable”.

Comenzó a vivir a tiempo completo bajo el nombre de Abby, vistiéndose con ropa femenina. Las drogas supresoras de testosterona significaron que comenzó a desarrollar senos. Para marzo de 2015, asistía a citas en la clínica de género del NHS en Newcastle.

“La primera pregunta que te hacen allí es: ‘¿Quieres cirugía genital?’. No estaba seguro. Pero había oído que podía recibir terapia si estaba en la lista de espera para la cirugía, así que dije que sí”, comenta Ritchie.

Menos de seis meses después, en julio de 2015, Ritchie recibió una remisión para una cirugía de vaginoplastia. Ritchie dice que le dijo al psiquiatra que no estaba seguro y lo rechazó, pero siguió recibiendo terapia.

En 2017, se le dio otra remisión para la cirugía, que se realizará en el hospital Nuffield Health en Brighton, pero el NHS la pagará. Ritchie lo rechazó nuevamente, pero dice que le dijeron que si no aceptaba la remisión, sería dado de baja del servicio. Esto lo hizo caer en picada, recuerda. Creía que significaba que su terapia también sería retirada, lo que había sido un “salvavidas”. Recientemente había admitido que se sentía suicida.

El 23 de mayo de 2018, Ritchie fue llevado en silla de ruedas al quirófano. “Ni siquiera vi al cirujano. Estaba muy en la mentalidad de ‘Estoy aquí ahora, no hay forma de detenerlo, incluso si quisiera’”.

La operación irreversible consiste en extirpar el pene y los testículos y reformar el área para que se asemeje a los genitales femeninos. Durante ocho días yació en una nube de analgésicos. Su primer pensamiento al recuperar la lucidez fue: “Oh Dios, ¿qué he hecho?”.

Ritchie ahora está planeando un caso legal contra Cumbria, Northumberland, Tyne & Wear NHS Foundation Trust. Su abogado, Peter Harthan, dice que pacientes como Ritchie enfrentaron “una vida de atención médica y consecuencias” y “no se pueden volver a armar”.

Y el abogado agrega: “Mi preocupación es que los médicos no identificaron las señales de alerta y cambiaron de dirección. Debe prestarse la debida atención a cuestiones como el TOC, la homofobia interiorizada, la depresión, el consumo de drogas, el abuso sexual y los traumas infantiles como posibles motivos por los que los pacientes rechazan su cuerpo”.

En un comunicado, Trust dijo que no podía comentar sobre un individuo, pero agregó: “Los planes de atención son colaborativos y se adaptan a las necesidades y objetivos de cada paciente, y las decisiones de tratamiento se toman después de una evaluación exhaustiva de acuerdo con las recomendaciones nacionales”.

Ritchie afirma ser “la prueba de que todo el sistema tiene que volverse mucho más robusto. ¿Cuántas personas más hay por ahí como yo?”.



© 2022 - HCH Televisión Digital - Noticias de Honduras y el Mundo. Anillo Periférico, Complejo Empresarial Tegucigalpa, Honduras, C.A. Tel: (504) 2235-3245 / 2235-3246 / 2235-4875 / 2235-4876 LLÁMENOS GRATIS DESDE EE.UU: 3052801682 y 3052801735

Noticias Relacionadas

TOP 5