viernes, 24 septiembre 2021
26.1 C
Tegucigalpa
Inicio NOTA DESTACADA En la calamidad y en el olvido, así pasa sus días en...

En la calamidad y en el olvido, así pasa sus días en prisión la ‘Bruja Cleo’

Nada queda de la mujer que trascendió a nivel nacional e internacional al convertirse en la primera asesina en serie de Honduras. Su presencia infundió pánico por muchos años, al grado que fue consignada a vivir sola en una celda, luego de ser condenada a 70 años de prisión por el sanguinario asesinato de tres hombres.

Se trata de Alma Cleotilde Grand Pérez, de 61 años, mejor conocida como la ‘Bruja Cleo’, una mujer de la etnia garífuna, que fue capturada en el año de 1998 en el municipio El Porvenir, Francisco Morazán.

Por sus horrorosos crímenes la encasillaron como una mujer despiadada, según los hechos probados por las autoridades, Alma Cleotilde, quien antes de entrar a prisión era una mujer que ofrecía servicios de santería en El Porvenir, mató y descuartizó con un hacha a sus víctimas, practicó ritos satánicos con sus restos y los ocultó en su propia vivienda. También trascendió que la mujer habría hecho nacatamales con carne humana, que vendía entre sus clientes.

La ‘Bruja Cleo’ fue alcanzada por el largo brazo de la justicia, en un hecho mediático se le capturó en el año 1998 y posteriormente condenada a 70 años en prisión. A la fecha ha pasado 23 años recluida en una celda en la Penitenciaría Nacional Femenina de Adaptación Social (PNFAS) en Támara, Francisco Morazán.

Durante su estadía en prisión, Alma Cleotilde entregó su vida a Dios, en sus pocas apariciones públicas aseguró que era una mujer renovada, sin embargo, denunció ser víctima de persecución y que las autoridades carcelarias le negaban el agua y comida y un lugar digno para dormir.

Con el paso de los años, la ‘Bruja Cleo’ pasó casi al olvido, solo recordada por algunos representantes de organismos defensores de derechos humanos que la visitan en prisión.

Actualmente, Alma Cleotilde habla muy poco, ha perdido más de 100 libras de peso, ya no se levanta de la cama y vive de la caridad de quienes la visitan en prisión.

La que fue un personaje que acaparó las portadas de medios de comunicación, actualmente solo es una anciana que pasa sus días en el olvido, pagando sus culpas encerrada en una fría y oscura prisión.  

- Publicidad -

Noticias Relacionadas

TOP 5