21 C
Tegucigalpa
Inicio INTERNACIONALES La junta militar en Birmania aumenta la represión mientras siguen las protestas

La junta militar en Birmania aumenta la represión mientras siguen las protestas

La junta militar en el poder en Birmania, sorda a las críticas, seguía intensificando el domingo la represión de las protestas masivas contra el golpe de Estado, con detenciones nocturnas y amenazas a los que alberguen a activistas.

El periodo democrático en Birmania de 10 años llegó a un abrupto final hace casi dos semanas con la toma del poder por parte de los militares, que derrocaron y arrestaron a la jefa de gobierno de facto Aung San Suu Kyi.

El domingo, por noveno día consecutivo, los birmanos salieron a la calle por miles.

En Rangún, la principal ciudad del país, se reunieron en varios lugares, entre ellos cerca de la famosa pagoda Shwedagon, para exigir el regreso de la democracia y la liberación de su líder.

Cerca de la estación central de ferrocarril, los residentes bloquearon una calle con troncos de árboles para impedir que la policía entrara en la zona, e impidieron que los agentes de policía hicieran volver al trabajo a trabajadores ferroviarios en huelga.

Siete activistas buscados

La junta dirigida por el general Min Aung Hlaing publicó una lista de siete de los activistas más destacados del país, a los que busca activamente por promover las protestas.

“Si encuentran a alguno de los fugitivos mencionados o si tienen alguna información sobre ellos, preséntense en la comisaría de policía más cercana”, decía el domingo un comunicado en los medios estatales. “Los que los alberguen se enfrentarán a medidas de acuerdo con la ley”.

Desde el inicio del movimiento, los militares ya han detenido a unos 400 políticos, activistas y miembros de la sociedad civil, entre ellos periodistas, médicos y estudiantes.

La lista de siete “fugitivos” incluye a Min Ko Naing, una figura del movimiento estudiantil de 1988, que pasó más de diez años en prisión por su papel en las manifestaciones contra la dictadura de la época.

“Detienen a la gente por la noche y tenemos que tener cuidado”, declaró horas antes de que se emitiera su orden de detención, en un vídeo publicado en Facebook el sábado, violando la prohibición de la Junta de utilizar la red social.

“Podrían reprimir con fuerza y tendremos que estar preparados”, añadió.

Las protestas de 1988 habían convertido a Aung San Suu Kyi en la principal figura democrática de Birmania. La ganadora del Premio Nobel de la Paz de 1991 pasó años bajo arresto domiciliario, prisionera de los generales, antes de llegar al poder en 2015.

Poderes de emergencia a las fuerzas de seguridad

Detenida de nuevo el 1 de febrero, la jefa de gobierno de facto no ha sido vista desde entonces, aunque su partido dijo que se encontraba “en buen estado de salud”, incomunicada en una residencia de Naipyidó, la capital administrativa de Birmania.

El sábado, Min Aung Hlaing otorgó poderes de emergencia a las fuerzas de seguridad, que pueden realizar registros domiciliarios sin orden judicial o detener a personas durante periodos cortos sin el permiso de un juez.

El viernes por la noche surgieron espontáneamente en toda Birmania comités de vigilancia ciudadana en los barrios en caso de que las autoridades realicen operaciones de detención de opositores.

Un vídeo filmado en un barrio de Rangún, la capital económica, mostraba a muchos residentes invadiendo la calle, desafiando el toque de queda instaurado a las 20h00, tras los rumores de una redada policial para detener a los disidentes.

“No nos fiamos de nadie en este momento, especialmente de los que llevan uniforme”, dijo Myo Ko Ko, miembro de una patrulla callejera en un distrito del centro de Rangún.

La situación en Birmania ha sido objeto de numerosas condenas internacionales en las últimas dos semanas, pero que no tuvieron efecto en los militares.

La Junta afirma haber tomado el poder de acuerdo con la Constitución y ordenó a los periodistas del país que dejen de hablar de ella como un “gobierno golpista”.

Advertencia a los medios

“Advertimos (…) a los periodistas y a los medios que no escriban con el objetivo de provocar desórdenes públicos”, declaró el ministerio de Información en un comunicado enviado el sábado al club de corresponsales extranjeros.

También pidió a los periodistas que siguieran la “ética de los medios” al informar sobre los acontecimientos del país.

Hubo manifestaciones de solidaridad con los birmanos en la vecina Tailandia, que alberga una gran comunidad de trabajadores inmigrantes del país, así como en Estados Unidos, Japón y Australia.

Pero los aliados tradicionales del ejército birmano, entre ellos Rusia y China, piden que no se interfiera en los “asuntos internos” de Birmania.

- Publicidad -

Noticias Relacionadas

- Publicidad -

Top 5 de HCH

- Publicidad -
- Publicidad -