Muerte de #GeorgeFloyd: el “inevitable” riesgo de superpropagación de #coronavirus en las protestas en #EEUU

Del distanciamiento social a la aglomeración de personas en las calles.

En pocos días, Estados Unidos pasó de protagonizar los titulares como el país con más muertos por covid-19, al alcanzar los 100.000, a ser noticia por las protestas en decenas de ciudades por la muerte del afroestadounidense George Floyd en custodia policial en Minneapolis, Minnesota.

La indignación por la muerte de Floyd llevó a miles de personas a salir a las calles a protestar, en muchos casos de manera pacífica.

Pero en otros, los manifestantes se enfrentaron con la policía, provocando incendios, destrozos y saqueos, lo que llevó a activar la Guardia Nacional en varios estados e implementar medidas de toque de queda.

Todas estas protestas se dan en medio de la pandemia del nuevo coronavirus que sigue vigente y en la que una de las recomendaciones principales para evitar el contagio es el distanciamiento social.Saltar las recomendacionesQuizás también te interese

El mismo gobernador de Minnesota, Tim Walz, dijo que espera un fuerte aumento en los casos de covid-19 en su estado.

“Estoy profundamente preocupado por la superpropagación”, aseguró Walz en una conferencia de prensa el sábado. “Vamos a ver un repunte de covid-19. Es inevitable”.

Superpropagación

Si bien las manifestaciones se producen al aire libre, lo que podría frenar la transmisión del virus, y muchos de los manifestantes usan máscaras, los riesgos de contagio son claros.

“Existe una clara posibilidad de que estas marchas y protestas contribuyan a la propagación, asegura Joel Wertheim, profesor asistente de Medicina de la Universidad de California, San Diego (EE.UU.).

“Cada vez que grandes grupos de personas se reúnen en medio de una epidemia o pandemia, existe el riesgo de superpropagación en los que una persona contagiosa puede infectar decenas de otras personas a la vez”, dice el especialista a BBC Mundo.

Esta superpropagación “puede conducir a cadenas secundarias de transmisión, es decir, que las personas se infectan en una protesta y posteriormente causan transmisión adicional con contactos fuera de las protestas”, explica Angela Rasmussen, viróloga de Columbia Mailman School of Public Health, la escuela de posgrado en salud pública de la Universidad de Columbia, en Nueva York.

Además de la proximidad de las personas en las manifestaciones, los gritos que pueden provocar gotas de saliva, y algunas prácticas policiales, como el uso de gases lacrimógenos y gas pimienta, que causan que las personas lloren y tosan, también pueden acelerar la transmisión.

“La investigación es clara al respecto de que cualquier actividad que produzca gotitas y los aerosoles pueden conducir a la propagación del Sars-CoV-2. Es probable que el uso de gas lacrimógeno conduzca a la transmisión viral”, sostiene Wertheim.CORTESÍABBCMUNDO

Comentarios de Facebook