Joven prodigio crea prueba para detectar cáncer; este método es más barato y rápido

Este método revolucionario es capaz de descubrir el cáncer en una etapa temprana de desarrollo.

Jack Andraka es un joven estadounidense que desde pequeño ha estado interesado en investigar como contrarrestar el cáncer pancreático. Durante su investigación amateur, Jack se dio cuenta que la razón de la baja tasa de supervivencia a este cáncer se debe principalmente a la falta de detección temprana. Fue en ese momento cuando se dio cuenta que debía crear una prueba rápida, sensible y barata para la detección de este cáncer.

El joven entusiasmado comenzó a leer sobre nanotubos de carbon y bioquímica cancerígena enrevistas científicas gratuitas en línea. Luego de armar un plan, presupuesto y cronograma de su proyecto, Jack se contactó con más de 200 profesores del John Hopkins University y del National Institutes of Health, pero todos lo rechazaron, hasta que el Dr. Anirban Maitra, profesor de Patología y Oncología y de Ingeniería Química y Biomolecular le dio una respuesta positiva.

Como resultado de su proyecto, Jack obtuvo en 2012, a la edad de 15 años, un test de diagnóstico para el cáncer pancreático usando un nuevo sensor de panel, similar a las tiras reactivas de diabetes. El dispositivo desarrollado por el joven mide el nivel de mesotelina, un biomarcador del cáncer pancreático, en sangre u orina.

De acuerdo con Andraka,el test tiene una precisión mayor al 90%, además de ser 168 veces más rápido, 26,667 veces menos costoso y 400 veces más sensible que el actual test de diagnóstico.

El dispositivo de Andraka cuesta $0.03 dólares, comparable con el coste de $800 de una prueba estándar, y se pueden realizar hasta 10 test por tira, tomando 5 minutos en cada uno para obtener el resultado.

El cáncer pancreático es una enfermedad muy agresiva, no tiene síntomas hasta que es demasiado tarde. La enfermedad tiene una tasa de mortalidad del 75% en el primer año y es responsable del 3% de todos los cánceres.

Andraka y el Dr. Maitra continúan realizando pruebas para aumentar la eficacia del dispositivo y buscando métodos de financiamiento para poder comercializar esta prueba. Si todo va bien, los investigadores calculan que su comercialización será posible en el año 2022.

Comentarios de Facebook