Padres por haberse negado a vacunarlo: mientras jugaba en la granja de la familia niño de 6 años contrajo tétanos

El nene de 6 años contrajo tétanos mientras jugaba en la granja de la familia y llegó a estar al borde de la muerte

Un nene de 6 años que no había sido vacunado contra el tétanos estuvo al borde de la muerte tras haber contraído la enfermedad. El hecho ocurrió en Oregon, Estados Unidos, donde no se detectaba una infección por la bacteria desde hacía treinta años. El costo del tratamiento para salvarle la vida ascendió a casi un millón de dólares.

Según un informe médico publicado este viernes por el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades, el nene contrajo el tétanos en 2017, luego de cortarse la cabeza mientras jugaba en la granja de la familia. A pesar de que sus padres limpiaron y cosieron la herida, seis días más tarde comenzó a experimentar espasmos musculares involuntarios, que rápidamente se extendieron por todo su cuerpo.

Luego de que el niño comenzara a experimentar problemas respiratorios, los adultos llamaron a emergencias, y se decidió su urgente traslado en un helicóptero a un centro médico local. “Al llegar al hospital, no podía abrir la boca y padecía contracciones musculares severas”, explicó el Dr. Carl Eriksson, que agregó: “Requirió ventilación mecánica (un respirador) y múltiples medicamentos para poder estabilizarse”.

Cuando se enteraron de que no había sido inmunizado contra el tétanos, los doctores le aplicaron la vacuna y comenzaron a tratarlo con fármacos específicos para combatir la enfermedad. Sin embargo, el cuadro demoró varios días en mostrar mejorías. Durante ese tiempo, el nene sufrió alteraciones significativas en su frecuencia cardíaca, presión arterial y temperatura.

En total, los médicos tardaron más de dos meses y medio en poder darle el alta pequeño, que llegó a estar al borde de la muerte debido a varias complicaciones que enfrentó en el proceso.

Finalizado el tratamiento, el hospital emitió una factura de USD 811.929 por los servicios prestados, monto que no incluye los costos del transporte aéreo y ni del posterior proceso de rehabilitación.

“Fue algo evitable, un episodio completamente innecesario en la vida del pequeño”, aseguró Eriksson. “El tétanos realmente puede ser una enfermedad mortal, y, en este caso, curarlo tuvo un costo de más de un millón de dólares”, finalizó.

 

Comentarios de Facebook