Estos son los sitios donde más alcohol se consume en el mundo, según la OMS

Un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), publicado en septiembre de 2018, reveló datos inquietantes sobre la cantidad de alcohol que se consume anualmente en el mundo.

Las cifras no son nada alentadoras, pues 1 de cada 20 personas morirían anualmente por la ingesta indiscriminada de bebidas alcohólicas.

De acuerdo con el estudio, en 2016, 3.3 millones de personas murieron en el mundo por causa del alcohol, y no solo por lesiones, sino también por accidentes de tránsito, negligencia, violencia y enfermedades asociadas a su consumo.

Europa y Latinoamérica se encuentran entre las regiones donde más litros per cápita se consumen al año, incluso, desde la OMS remarcaron que los países de América Latina más vulnerabilizados no poseen políticas nacionales para la prevención del consumo.

“Si bien no existe un único factor de riesgo dominante, cuantos más factores vulnerables converjan en una persona, más probable será que esa persona desarrolle problemas relacionados con el alcohol como consecuencia del consumo de alcohol”, indicaron desde la Organización.

Con el 27%, los jóvenes latinos, de entre 15 y 19 años, estarían en el ránking de los mayores bebedores del mundo, junto con los europeos (44%) y los del Pacífico Occidental (38%).

Países de América Latina con consumo de alcohol anual per cápita, en hombres y mujeres mayores de 15 años, de acuerdo con las estadísticas de la OMS 2016:

  1.  Uruguay 10,8
  2. Argentina 9,8
  3. Chile 9,3
  4. Panamá 7,9
  5. Brasil 7,8
  6. Paraguay 7,2
  7. República Dominicana 6,9
  8. México 6,5
  9. Perú 6,3
  10. Cuba 6,1
  11. Colombia 5,8
  12. Venezuela 5,6
  13. Nicaragua 5,2
  14. Bolivia 4,8
  15. Costa Rica 4,8
  16. Ecuador 4,4
  17. Honduras 4
  18. El Salvador 3,7
  19. Guatemala 2,4

En el resto del mundo, la lista está encabezada por los antiguos estados soviéticos de Europa oriental, como Ucrania, seguidos por Australia, Canadá y el resto de Europa.

 El consumo aumentaría en los próximos 10 años

 De acuerdo con la investigación de la Organización Mundial de la Salud, las tendencias mundiales relevadas en 2018 indicarían que la situación no mejoraría en los próximos 10 años.

El objetivo de la organización contempla conseguir una reducción significativa del consumo entre 2010 y 2025. El plan está vinculado al Desarrollo de políticas internacionales sobre la concientización en enfermedades relacionadas al exceso y consumo de bebidas alcohólicas, así como también, maternidad, salud mental, lesiones e intoxicaciones.

Consejos de la OMS para reducir el consumo de alcohol

  • Regular la comercialización de las bebidas alcohólicas (en particular, la venta a los menores de edad).
  • Promulgar normas apropiadas sobre la conducción de vehículos en estado de ebriedad.
  • Reducir la demanda mediante mecanismos tributarios y de fijación de precios.
  • Aumentar la sensibilización y el apoyo con respecto a las políticas y
  • proporcionar tratamiento accesible y asequible a las personas que padecen trastornos por abuso del alcohol.
  • Poner en práctica programas de tamizaje e intervenciones breves para disminuir el consumo peligroso y nocivo de bebidas alcohólicas.

¿Cuál es le vínculo entre el consumo de alcohol y el clima?

Una investigación paralela, llevada a cabo por la Universidad de Pittsburgh, en Pensilvania, Estados Unidos, luego de estudiar 193 países, habría logrado establecer un vínculo entre el clima, las horas de luz solar y la cantidad de alcohol que consumen los habitantes.

“A nivel global, en las zonas más frías y en las que tienen menos sol, consumen más alcohol y sufren más de cirrosis alcohólica”, explicó Ramón Bataller, autor de la investigación.

¿Por qué en las zonas frías la población tomaría más alcohol?

De acuerdo con la explicación de Bataller, el alcohol es una substancia que funciona como vasodilatador, esto significa que agranda los vasos sanguíneos y aumenta la temperatura corporal en climas helados. Además, su consumo estaría relacionado con los niveles de depresión, que aumentaría su predisposición al disminuir la exposición a la luz solar.

Comentarios de Facebook