Trasladan a 44 miembros de maras y pandillas a “El Pozo II”

Con la finalidad de mantener el orden y control en los establecimientos carcelarios, fueron trasladados hoy 44 miembros de maras y pandillas que guardaban prisión en el Centro Penitenciario de El Progreso Yoro hacía “El Pozo II”, en Moroceli, El Paraíso.

El reloj marcaba las 6:00 de la mañana cuando agentes del Grupo de Reacción Penitenciaria (GRP), ingreso al a las instalaciones para sustraer de los módulos a 32 integrantes de la mara MS-13 y doce de la Pandilla 18, para trasladarlos al centro penitenciario de máxima seguridad, bajo estrictos mecanismos de control.

Uno a uno, los miembros de las organizaciones criminales fueron sacados de las celdas para trasladarlos hasta el camión del Instituto Nacional Penitenciario (INP), para posteriormente movilizarlos hasta la zona oriente del país, en donde tendrán que adaptarse a los horarios establecidos para cada actividad.

Los controles

En los centros penitenciarios de máxima seguridad, la jornada empieza a las 6:00 a.m, cuando los agentes llegan a las celdas para extraer de manera individual a cada privado de libertad y tras colocarle las chachas y grilletes, son llevados a las duchas para que puedan bañarse y posteriormente regresarlos a sus cubículos.

Luego a los internos se les lleva su desayuno que incluye de frijoles, huevo, un producto lácteo, embutido, cuatro tortillas y una taza con café. Estas personas permanecen en sus celdas durante 23 horas al día, una hora es llevado a un espacio acondicionado con láminas traslucidas para que reciba luz solar.

En el establecimiento se cuenta con una clínica y personal médico que atiende a los internos durante las 24 horas del día y en caso de necesitar atención hospitalaria son trasladados a un centro asistencial en la ambulancia asignada al lugar, bajo fuertes medidas de seguridad por parte de los agentes penitenciarios.

Programas

A pesar de ser una cárcel de máxima seguridad, en la misma los internos de mínima peligrosidad están participando en diferentes actividades educativas, proyectos productivos y elaboración de productos con material reciclable, todo como parte de su proceso de reeducación, rehabilitación y reinserción social.

También se ha equipado siete talleres en los cuales los internos podrán aprender los oficios de carpintería, soldadura, mecánica automotriz, costura, entre otros. Además se les está capacitando en proyectos agrícolas con la siembra de pepinos, rábanos, maíz, frijoles y otros productos.

(FIN)

De Interés

• Al menos 3,000 internos permanecen en las cárceles de máxima seguridad “El Pozo I y II”.

Comentarios de Facebook