A los hombres les cuesta más trabajo superar la ruptura de una relación que a las mujeres.

Aunque tal vez la mujer sea la primera en expresar sus emociones tras la ruptura de una relación significativa, varios estudios indican que los hombres suelen ser los más afectados en el largo plazo.

Uno de los estudios más relevantes en esta materia fue publicado por la Universidad de Binghamton. Para este caso, 5 mil personas de 96 países fueron entrevistadas sobre sus experiencias tras vivir el final de una relación, ya sea tras un divorcio o un largo noviazgo.

El estudio arrojó que los hombres, en promedio, suelen resentir menos el golpe de una ruptura… al principio. Esto se puede deber a una cuestión evolutiva, ya que las mujeres suelen invertir más en una relación. ¿Pero invertir qué precisamente? Así lo explica el doctor Craig Morris:

Para una mujer, un breve encuentro romántico podría llevar a nueve meses de embarazo seguido por muchos años de lactancia, mientras que para el hombre, éste pudo haber “abandonado la escena” literalmente minutos después del encuentro, sin más inversión biológica. Es este “riesgo” de una mayor inversión biológica que, a lo largo del tiempo evolutivo, ha hecho que las mujeres sean más selectivas a la hora de escoger una pareja de alta calidad. Por lo tanto, la pérdida de una relación con una pareja de alta calidad “duele” más para una mujer.

Ya que la mujer carga con el peso de perder más con el término de una relación, la ruptura con la supuesta pareja ideal puede parecer el fin del mundo. En cambio, el hombre parece no verse afectado del todo, pero éste suele expresar su aflicción de manera distinta. Dice el doctor Morris:

Los hombres reportan más sentimientos de ira y participan en comportamientos más autodestructivos que las mujeres. En comparación, las mujeres a menudo, al sentirse más deprimidas, participan en comportamientos más sociales y afiliativos que los hombres. Se podría argumentar que los comportamientos de las mujeres son estrategias más constructivas como resultado de su tendencia a preservar la relación, mientras que los hombres eligen estrategias destructivas para mantener su propia autoestima.

¿Pero a qué se debe este comportamiento autodestructivo en los hombres (como rebasar su consumo habitual de alcohol en fiestas)? Así como hubo una explicación evolutiva para las mujeres en los términos de elegir una pareja, el hombre también tiene sus motivos evolutivos para resentir el final de una ruptura:

El hombre probablemente sentirá la pérdida profundamente y durante un período de tiempo muy largo, ya que se “hunde” y debe “comenzar a competir” nuevamente para reemplazar lo que perdió, o peor aún, darse cuenta de que la pérdida es insustituible.

En otras palabras, mientras las mujeres son más abiertas sobre sus emociones y se ayudan entre sí para superar una ruptura, el hombre prefiere reprimir sus emociones, ya que en otro hombre no ve un centro de apoyo sino un obstáculo potencial en la competencia por la siguiente pareja.

Comentarios de Facebook