El arzobispo salvadoreño Óscar Arnulfo Romero será canonizado este domingo

SAN SALVADOR (AP) — Con gafas, sonriente y con el cabello muy corto, el rostro del arzobispo salvadoreño Óscar Arnulfo Romero se aprecia desde sellos postales y bustos hechos a mano que están a la venta en la catedral de San Salvador.

El domingo en el Vaticano, el papa Francisco oficialmente hará de Romero un santo casi cuatro décadas después de que un disparo al corazón lo transformara en mártir. Sin embargo, para muchos devotos católicos salvadoreños y extranjeros que ya lo conocían como “San Romero de América”, eso solo formalizará lo que ya sabían sus corazones.

″Él era un gran hombre. Él ya era un santo ”, dijo José David Santos, de 73 años, en una entrevista reciente con AP antes de viajar a Roma junto con otros 5.000 compatriotas para estar presentes en la canonización.

“Fue un gran ejemplo de humildad”, agregó Santos, vestido con una camisa blanca con la cara de Romero impresa en ella. “Él profesó amor por el pobre hombre. Denunció las injusticias. Defendió a las víctimas. Criticó la violencia de los militares y de los guerrilleros”.

Romero fue asesinado el 24 de marzo de 1980, un día después de que implorara a la dictadura militar que “cesara la represión” contra los civiles mientras el país avanzaba en espiral hacia una guerra civil de 12 años.

En ese momento, y hasta cierto punto todavía hoy, los sectores conservadores lo odiaban como un “guerrillero con una sotana” porque pensaban que simpatizaba con las causas de la izquierda. No obstante, fue y sigue siendo ampliamente popular entre los pobres y la clase trabajadora, a quienes defendió apasionadamente.

La investigación del Vaticano comprobó que Romero predicaba las enseñanzas de tradicionales de la Iglesia.

“Un verdadero hombre de la gente… Y así, incluso antes de su canonización, incluso poco después de su martirio, vemos surgir este tipo de devoción popular, de santo popular”, dijo Andrew Chesnut, presidente de estudios católicos en la Virginia Commonwealth University.

“He encontrado un número de personas que tienen tatuajes de su imagen en los brazos… muchos murales y obras de arte populares en las calles de la capital”, continuó Chesnut. “Entonces, sí, es un verdadero y genuino tipo de devoción popular y de clase trabajadora que no se ve a menudo con muchos otros santos católicos nacidos en Europa”.

El fervor por Romero ha crecido tanto que la cripta de la catedral donde se enterraron sus restos apenas puede albergar a los miles de peregrinos que llegan a orar frente a su tumba, suplicándole que interceda por ellos ante Dios. Muchos también visitan la capilla del hospital donde fue asesinado mientras celebraba misa.

María Isabel de Hilario nunca conoció a Romero, pero está convencida de que en 1981, un año después de su asesinato, la visitó en su lecho de enferma.

“No sabía quién era él, y vino a mi cama en el hospital. Puso su mano sobre mi cabeza y me dijo: “Ya no será necesario que estés aquí. Serás sana”, dijo de Hilario llorando frente a la tumba. “Venimos todos los domingos a visitarlo”.

Ningún lugar es más un santuario para Romero que la casa de la familia Chacón en San Salvador. Fue aquí donde Romero buscó refugio, mirando televisión y cenando con la familia para olvidar, aunque sea brevemente, las amenazas de muerte que aumentaban a diario.

“Se sentaba al lado de mi padre para ver telenovelas y contar chistes mientras le preparaban los frijoles volteados. Dijo que ésta era su familia. Dijo que esta casa era su Betania, que se sentía tan feliz de tener ganas de quitarse los zapatos”, dijo Leonor Chacón, de 80 años.

Chacón mantiene una colección de recuerdos de Romero –su sotana, una camisa, una postal que envió a la familia desde la Torre Latinoamericana de la Ciudad de México, en ese momento el rascacielos más alto de América– y cientos de personas han venido a la casa para escucharla.

En un día reciente, ella mostró una foto de él tomada en marzo de 1980, días antes de su muerte.

“Sabía que lo iban a matar. Nos lo dijo, así de simple, pero no quería hablar de eso”, dijo Chacón, quien conoció a Romero en 1963 cuando ofició su boda.

El asesino de Romero fue contratado por escuadrones de la muerte de derecha, pero ninguno de los que ordenó el asesinato fue castigado en parte debido a una amnistía por crímenes de la era de la guerra civil que fue declarada inconstitucional hace dos años.

En 2015, mucho tiempo después de la muerte de Romero, el papa Francisco lo declaró un mártir asesinado por “odio a la fe”, allanando el camino para su beatificación y luego su canonización.

“Es lo más grande que podemos tener, es la bendición más grande del cielo, el mundo entero reconoce su santidad”, dijo el arzobispo de San Salvador José Luis Escobar Alas. “Porque no solo su persona, sino también sus enseñanzas, están siendo canonizadas”.

Influenciado por el movimiento izquierdista de la teología de la liberación que se extendía por la iglesia latinoamericana en ese momento, Romero instó a los soldados a desobedecer órdenes inmorales e incluso le pidió al presidente Jimmy Carter que cortara la ayuda de los Estados Unidos a El Salvador.

Tomar una postura tan audaz contra la dictadura, dijo Chesnut, era esencialmente “firmar su sentencia de muerte”.

La guerra civil de El Salvador terminó con acuerdos de paz en 1992, pero el país ahora está plagado de pandillas callejeras violentas y Chesnut dijo que muchos salvadoreños recurren a Romero en busca de consuelo.

“Sigue siendo uno de los países más asesinos en la Tierra. Pocas personas han sufrido como los salvadoreños en las últimas décadas”, dijo.

Esteban Fuentes, de 55 años, quien ha estado manejando un taxi por 35 años en la capital salvadoreña y tiene una tarjeta desgastada con una imagen de Romero colgando de su espejo retrovisor, estuvo de acuerdo.

“Me ha protegido de tanto mal”, dijo Fuentes. “Comencé a trabajar en medio de la guerra y salí vivo. Creo que Romero me mantuvo vivo y continúa vigilándome en estos tiempos de grandes problemas. Hoy tenemos a los niños (pandilleros) y muchos criminales”.

___

Peter Orsi, periodista de The Associated Press en la Ciudad de México, contribuyó con esta nota.

Comentarios de Facebook