El mejor remedio para los callos de los pies: cebolla y vinagre blanco

Gracias a los compuestos de sus dos ingredientes el remedio con cebolla y vinagre blanco es uno de los más efectivos para reducir los callos de los pies a la vez que combatimos la aparición de hongos.

¿Sabías que el mejor remedio para los callos de los pies es la cebolla y el vinagre blanco? Los callos suelen surgir debido a las rozaduras y al uso de un calzado inadecuado. También, si estamos demasiado tiempo de pie, es probable que aparezcan y nos causen algunos problemas.

Algunos callos pueden ser dolorosos. Así que ahora que en muchos países estamos en verano, es necesario que intentemos mantener el pie lo más fresco posible. Para ello, existen las alpargatas y caminar por la playa descalzos también nos puede hacer mucho bien.

Sin embargo, hay algunos callos que pueden ser muy resistentes, pero existen remedios naturales para poder eliminarlos. Uno de estos tratamientos es el que vamos a ver a continuación y tan solo necesita 2 ingredientes: cebolla y vinagre blanco.

Remedio para los callos de los pies

Piedra pómez

Seguro que si vamos a la cocina encontramos cebolla y vinagre con facilidad. Es importante que este último ingrediente sea vinagre blanco para que así los resultados sean los esperados. No obstante, vamos a necesitar algunos complementos.

Ingredientes

  • 1 cebolla
  • ½ vaso de vinagre blanco (100 ml)

Utensilios

  • Papel film o transparente
  • Algodón
  • Piedra pómez
  • Calcetines viejos

Como podemos ver, los ingredientes no son difíciles de conseguir. Veamos, a continuación, los pasos que debemos seguir sin saltarnos ninguno para poder empezar a ver resultados.

Cómo preparar la cebolla y el vinagre blanco

Para elaborar nuestro remedio para los callos de los pues debemos tener un recipiente limpio en el que poner el vinagre blanco. También, es necesario que lavemos la cebolla para eliminar cualquier germen o bacteria. Después, procederemos de la siguiente forma:

  • Cortaremos 3 rodajas de la cebolla y las sumergiremos en el recipiente que contiene el vinagre blanco. Las mantendremos en remojo, al menos, durante toda una mañana o tarde.
  • Pasado ese tiempo, impregnaremos un algodón con la mezcla y lo aplicaremos en la zona donde están los callos.
  • A continuación, cubriremos los pies con el papel film. Después, nos pondremos los calcetines para evitar que el papel se mueva o que la mezcla manche.

Lo ideal sería aplicar esta mezcla durante la noche para irnos a dormir con ella. Cuanto más tiempo estén los callos en contacto con este remedio, mejores serán los resultados.

¿Qué se debe hacer después?

A la mañana siguiente, cuando nos levantemos, debemos lavar los pies con jabón y agua. También utilizaremos la piedra pómez para raspar, suavemente, los callos. Estos estarán reblandecidos y será sencillo que el pie quede suave.

Si nuestros callos son demasiado profundos o están muy endurecidos, es probable que no se eliminen tan rápido. Por eso, será necesario realizar de nuevo todo este proceso hasta conseguir los resultados deseados. En el caso de que sean callos incipientes, debemos llevar a cabo este remedio al menos una o dos veces al mes. Así evitaremos que los callos empeoren.

Un remedio que previene los hongos

Además de prevenir posibles durezas o que las que ya tenemos empeoren,la cebolla y el vinagre blanco son esenciales para evitar los hongos de los pies. Esto es importante si solemos ir a la piscina o  al gimnasio, y si a veces nos olvidamos de llevar chanclas cuando entramos en la ducha de este tipo de espacios.

En lugar de optar por un producto que podemos comprar en el mercado, podemos hacer uso de estos dos ingredientes que todos tenemos en casa que supondrán un coste menor para nuestro bolsillo. Asimismo, lo mejor de todo es que la preparación de este remedio para los callos de los pies, como hemos visto, es muy sencilla.

Si tenemos unas durezas muy difíciles de eliminar, es necesario que el remedio que hemos preparado lo utilicemos de manera más recurrente. Se recomienda hacerlo unas dos veces a la semana, como mínimo.

¿Qué utilizas tú para lidiar con los callos? Te recomendamos que pruebes este remedio natural, pero es necesario que seas perseverante para poder conseguir resultados. Durante al menos 1 mes, intenta utilizar este tratamiento las veces que consideres necesarias, dependiendo del estado de tus pies. Verás cómo mejoran: los tendrás mucho más suaves y con menos durezas.

Comentarios de Facebook