Cuando ser administrador de WhatsApp tiene implicaciones legales

Ser administrador de un grupo de WhatsApp puede costar hasta tres años de prisión en algunos países, como ha recordado la policía en la India.


Cuando ser administrador de WhatsApp tiene implicaciones legales

WhatsApp (Flickr)

Un gran poder conlleva con una gran responsabilidad. Eso es lo que un tío Ben actualizado le diría a cualquier sobrino hindú con WhatsApp hoy en día. Un país donde la libertad de expresión no está completamente garantizada, especialmente si se es un administrador de un grupo en WhatsApp, o Facebook, donde se compartan mensajes sensibles.

Recientemente, el departamento de crimen cibernético de la policía de la India han emitido una advertencia que recuerda que: “Cualquier publicación que pudiera promover la enemistad por motivos de religión, nacionalidad, raza, idioma o cualquier cosa que promueva la “sedición” o la desarmonía social, en cualquier grupo WhatsApp, puede significar la cárcel para el administrador del grupo”.

“Cualquier publicación que pudiera promover la enemistad por motivos de religión, nacionalidad, raza, idioma […] en cualquier grupo WhatsApp puede significar la cárcel”

El mensaje hace referencia al artículo 153A del Código Penal hindúque establece una penalización de 3 años de prisión, o de multa, o de ambos castigos, para cualquier publicación o declaración que encaje en tal descripción. El administrador del grupo es el responsable de que este tipo de mensajes no sean compartidos por WhatsApp o cualquier otro medio en el que tenga poderes de control.

El recordatorio llega en un momento especialmente convulso en el país donde las noticias falsas han provocado linchamientos de turbas violentas asustadas por la distribución de rumores y desinformaciones que anuncian el aumento de casos de raptos de menores. Estas fake news han acabado con la muerte de unas veinte personas que han desembocado en duras negociaciones entre el gobierno hindú y los responsables de WhatsApp para poner coto a su proliferación.

Un administrador de WhatsApp de 21 años cumplió una sentencia de cinco meses en prisión.

Los administradores de grupos de WhatsApp en la India están teniendo que tomar las precauciones necesarias para evitar problemas con la justícia. Esto implica desde borrar publicaciones, a recordar que los usuarios del grupo no deben reenviar cualquier mensaje, asegurarse de que entienden la gravedad de la situacióny sus implicaciones legales, echar a los usuarios reincidentes hasta lidiar con personas que no se toman bien las advertencias.

Este mismo verano, la BBC informaba de un administrador de WhatsApp de 21 años cumplió una sentencia de cinco meses en prisión por haber “permitido” la publicación de contenidos “ofensivos”, aunque la naturaleza de esos mensajes nunca se reveló. La familia del condenado arguyó que el sentenciado solo acabó siendo administrador del grupo de WhatsApp “criminal” porqué los administradores originales abandonaron el grupo. Sin embargo, Junaid Khan acabó siendo acusado por “sedición” y mandado a prisión por el hecho se constar como administrador.

Aunque el contenido de un grupo está protegido por el mismo cifrado de extremo a extremo que incluye toda comunicación por WhatsApp, cualquier captura de pantalla puede ser suficiente para acusar a un grupo, usuario o, finalmente, cualquier administrador, de haber cometido el delito de permitir, facilitar o distribuir publicaciones de contenido ilegal.

Comentarios de Facebook
Compartir