¡ Insólito ! Lo enterraron y aparece vivo un mes después

Una historia insólita y como pocas ha ocurrido este jueves en el país, un hombre que fue enterrado por sus familiares hace aproximadamente un mes se encuentra con vida en el Hospital Escuela Universitario (HEU).

El hecho inició el 1 de abril cuando el muerto que está vivo, Luis Alonso Díaz (54), sufrió un grave accidente, debido a su delicado estado de salud fue traslado al HEU para que se pudiera recuperar.

Sus familiares al darse cuenta de que su pariente había sufrido un accidente fueron a buscar al herido al hospital, sin embargo, tras una búsqueda intensa por el centro hospitalario no dieron con él. Angustiados se trasladaron a distintas postas policiales, centros de salud cercanos para ver si podían obtener información del desaparecido.

La familia como último recurso, 15 días después, se dirigió a la morgue capitalina para verificar si su pariente había fallecido, al entregar las características correspondientes son informados que un hombre con ciertas similitudes ingresó desde el HEU el día 3 de abril.

El hijo de Don Luis, José Luis Díaz, relató que en la morgue nunca le mostraron el cuerpo debido a que ya habían transcurrido muchos días de la muerte y este se encontraba en estado de descomposición, por lo que la doctora le pidió algunos rasgos físicos del fallecido.

José Luis le indicó a la forense que edad tenía su padre, además de señalar que tenía dos cicatrices en su cuerpo. Basándose en esas descripciones la doctora confirmó que la persona que había ingresado podía ser Don Luis.

El hermano de Don Luis, Oscar Díaz Santos, explicó que al darse cuenta que ya había sido confirmada la muerte de su familiar,  tuvieron que pedir ayuda a parientes en Honduras y Estados Unidos para poder comprar un ataúd digno, movilizar el cuerpo hasta Langue, Valle y darle la correspondiente sepultura.

Familiares de todas partes del país acudieron al entierro de don Luis. Oscar relata que por miedo a que su madre tuviera un ataque, debido a la pérdida de su hijo, omitió hasta el último día darle la triste noticia del fallecimiento de don Luis.

“Ibamos en un carrito humilde que tengo yo llegando a Langue, cuando mi madre me preguntó que estaba pasando, me pidió que le informara porque habían carpas y tantas personas preparándose para un entierro. Mamá le dije yo, ¿Quiere qué le diga la verdad?, Si, me respondió ella… Luisito murió. Mi madre dio un grito y cayó en el suelo del dolor, cuando se levantó me cuestionó que porque se lo había ocultado, yo le dije que por amor a ella…” relato Oscar Díaz.

Los familiares realizaron la cristiana sepultura, lo lloraron, le dieron el último adiós y le rezaron todos los días, pero… En el último día de rezo los familiares recibieron una extraña llamada de un vecino donde aseguraba que don Luis se encontraba con vida.

Un vecino que se encontraba en el Hospital Escuela Universitario caminaba por uno de los pasillos del quinto piso cuando se llevó una gran sorpresa, encontró a Don Luis en una de las camillas del hospital. El vecino que no perdió ni un segundo llamó rápidamente a los familiares para que verificaran que Don Luis estaba todavía con vida.

Los parientes incrédulos ante la noticia decidieron comprobar con sus propios ojos lo que les habían contado. Al llegar al hospital y subir hasta el quinto piso Don Luis los reconoció a cada uno de ellos, con nombre y apellido, sin embargo este tenía problemas de ubicación porque no sabía dónde se encontraba.

Ahora los familiares relatan que no se mueven del hospital para cuidar y verificar que Don Luis se encuentre bien, pero cuestionan la irresponsabilidad de la Dirección Nacional de Medicina Forense, debido a que enterraron y lloraron a una persona que no era Don Luis. DD

Comentarios de Facebook
Compartir