Siria y Rusia intensifican ataques contra rebeldes

Equipos de rescate de la oposición siria sacaron a bebés de incubadoras en un hospital bajo ataque y se los llevaron a salvo en una camioneta. Pacientes ancianos yacían inmóviles en el lugar, socorristas buscaban sobrevivientes entre las ruinas de un edificio de apartamentos destruido y 28 civiles murieron el lunes durante los ataques aéreos del gobierno sirio y sus aliados rusos contra los últimos bastiones en poder de los rebeldes en el país.

“Es como el fin del mundo”, dijo Raed Saleh, jefe del personal de emergencia conocido como Cascos Blancos, al describir las últimas 24 horas de ataques contra el suburbio de Ghouta, al este de Damasco, y la provincia de Idlib, en el noroeste.

La ofensiva, que incluyó un supuesto ataque con gas cloro el día anterior, alcanzó nuevas magnitudes después que la insurgencia derribó el fin de semana un avión Su-25 ruso, la primera vez que inflige una pérdida importante a Moscú, el principal aliado del gobierno sirio.

Rusia ha lanzado una campaña aérea contra la oposición armada en Siria desde que Moscú intervino en 2015 en la guerra civil en apoyo a su aliado, el presidente Bashar Assad. Los acuerdos de tregua no han logrado detener la violencia ni restaurar los envíos de asistencia humanitaria a Ghouta, una localidad sitiada con 400.000 habitantes.

Comentarios de Facebook