Ponemos en manos de Dios la vida de Jorge Montenegro, este mensaje envía desde su casa de habitación

“Agradezco a Dios por mi vida la de mis hijos y la de mis nietos”

“Agradecido con Dios porque me ha dado 78 años de vida”

“Llamo a las Señoras para que sepan orientar a sus hijas y a los jóvenes que piensan delinquir les pido que no lo hagan”

“Que los corazones malos se arrepientan”

“Amémonos los unos a los otro”

Parte de las palabras de la leyenda que se nos apaga, el legado de Jorge Montenegro, aun en se lecho de enfermo continua… envía con claridad meridiana mensajes a jóvenes y mujeres.ER

Comentarios de Facebook